Desarrollo del Liderazgo, Mejora de Procesos, Compromiso del Equipo

Una de las mejores lecciones de gestión que he tenido. Por Joe Hart.

Dale Carnegie Chile

febrero 03, 2017
0
Comentarios

Fue en 1999. Yo era gerente de desarrollo en The Traubman Company, una de las más grandes y exitosas corredoras de propiedades dedicada al desarrollo de centros comerciales. Mi jefe, Scott McCarthy me pidió que escribiera un memo para el Presidente/ CEO de la compañía respecto a un proyecto en desarrollo. Todavía asfixiado con mi formación en derecho, emprendí la tarea como cualquier abogado lo hubiese hecho, detallando los problemas, generando múltiples soluciones y sus respectivos resultados. Cuando terminé, estaba orgulloso de mi memo de muchas páginas que estaba repleto de detalles e incluso posibilidades remotas. 

Para mi sorpresa, mi jefe me devolvió el memo con una X roja en todas las páginas excepto en la primera. Luego se dio el tiempo de explicarme un concepto llamado “Navaja de Ockam” el cual básicamente dice que las cosas deben ser reducidas hasta sus niveles más simples y entendibles y no más. La verdad sea dicha, es que si el CEO quiere saber algo más allá de los detalles más importantes, el simplemente preguntaría. Considero esa experiencia, y el consejo de Scott, las más valiosa de mi carrera, porque inició un camino implacable para mi, “mantén las cosas simple” a pesar de ir en contra de mi naturaleza. 

La mayoría de los líderes de negocios, se enorgullece de sus habilidades para solucionar problemas y su inteligencia. Ellos mantienen cosas simples, porque entienden estas tres razones de por qué es crítico hacerlo. 

  1. Todo el mundo pueda entenderlo: Octavo principio de Dale Carnegie sobre relaciones humanas “Habla de lo que le interese a la otra persona”, subraya la importancia de hablar en términos que sean fáciles de entender para todos lo niveles de la organización. Enfocarse en lo que es  más importante y cómo eso impacta a la audiencia, ayuda a asegurarse que la información es clara. Por el contrario, mientras más complicada y extenso el contenido del mensaje, mayor es la posibilidad de que la información sea mal entendida en la medida en que se difunde de arriba hacia abajo. Mantener las cosas simples para ayudar a todos a entender. 
  2. Todo el mundo compra: Nadie se siente seguro implementando algo que no entiende. El tercer principio de Dale Carnegie  “Despierte en los demás un deseo vehemente” le pide a los líderes enmarcar el contenido lo más simple que se pueda, no solo para que todos puedan entenderlo, sino porque la confianza que resultará de ese entendimiento los motivará a apoyar a la dirección con todo el corazón. 
  3. Es el comportamiento ideal para modelar: Principio número 19 de Dale Carnegie “Apela a los motivos más nobles” refuerza que es competencia de los líderes ser un ejemplo para el comportamiento y características que ellos quieren que los empleados modelen e incorporen. Cuando los líderes aplican el método de “mantener simple”, se produce un efecto de arriba hacia abajo en el que los empleados están más dispuestos a adoptar y practicar el método de buena manera, generando y comunicando la información importante con sus gerentes, colegas, etc. 

Resultado final, es siempre mejor mantener las cosas simple. Yo me desafío a mi mismo para hacer esto cada día y agradecer a Scott McCarthty por este sabio consejo. 

Ver post original en inglés en aquí

 

 
Las Hortensias 2371, Providencia, 7510384, Santiago, Chile
Tel. +56 2 2419-4131
 
 
 

Síguenos en

 
© 2017 Dale Carnegie & Associates, Inc.. Todos los derechos reservados.
Diseño y desarrollo de la página web de Americaneagle.com